jueves, 7 de agosto de 2014

Un día con las cabras...en Gredos...by Lola Cámara


¡Qué bonito es el verano en Toledo¡ Con su calor asfixiante, sus cuestarracas (bueno, esas siempre están ahí), con su calor asfixiante (que eso ya lo he dicho, ¿no?

En vista de que dormir por la noche puede ser una aventura, y para mí mucho más que tengo el sueño más que ligero, me dejé engañar el otro día para subir al pico Almanzor, en Gredos.

Bueno, subir subir, me quedé en esa bonita laguna que hay a los pies, y la prueba son mis queridas zapatillas...las más vistosas que tenía (como si tuviera algunas discretas, en fin...).

Ni que decir tiene que todo el camino está hecho de unos pedruscos dignos de una ciudad como Toledo, con lo cual tengo hoy los gemelos y los pies con su perjuicio correspondiente, pero para eso están, ¡¡¡para llevarme al fin del mundo¡¡¡, aunque a veces se rebelan los muy...

Por el camino hicimos amistad y buenas relaciones con la fauna y flora del lugar, ahí van unas pruebas gráficas que lo corroboran:





¡No me diréis que esa mirada no impone¡

¡Qué majas las cabras¡ Tengo que decir que se acercan todo lo que pueden a ver si pillan algo de comer, pero los machos todo lo contrario, eran muy asustadizos (mejor les irá, la verdad). En fin, nada que ver con esas "malvadas cabras" de los vídeos de Youtube.

En fin, ir a la Laguna grande es relativamente fácil, lástima que haya tanta piedra porque ganas me daban de ir corriendo, sobre todo en las subidas (¡quién me iba a decir a mí¡), pero es muy complicado por el tema de las piedras, aunque sí vi a dos locos de atar que bajaban corriendo, no sé si se dejarían por ahí los dientes o algo (espero que no, hay que mantener en este mundo a la gente loca de atar).

Las que viene a continuación, son unas imágenes de las vistas durante la subida, y de la Laguna al llegar:





 Impresionante, ¿verdad? Pero no os vayáis todavía, ¡¡que aún hay más¡¡

Al llegar allí, todavía hay más donde subir, ¿qué pensabais, muchachada? Algunos de los que iban conmigo subieron al pico Almanzor, que es un sitio ostensiblemente indicado para partirse la crisma (con lo cual no subí, que valoro mucho mi crisma y todo su conjunto).
Pero ahí hay unas pruebas del evento y lo que allí se encuentra uno, entre otras cosas, ¡¡¡nieve¡¡¡:










Ante estas imágenes se puede decir poco más, sólo que el mundo parece sencillo cuando miras el cielo desde arriba, y, a la vez, descubres lo verdaderamente pequeño que eres, y lo muy poco que necesitas, poco más que un monte para correr. 


Os lo dedico a todos y todas, fondistas de Toledo y ¡¡¡más allá¡¡¡¡ que sé que tenéis también alma de cabra (en el buen sentido, ehhhh).





5 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Bueno, están las zapas, es que son más fotogénicas, jajaja

      Eliminar
  2. Yo esa ruta hasta la laguna grande la conozco y Álvaro se bañó en ella, no se si te atreviste a tanto. El está como una cabra, pero loca,loca ¡¡¡que fría estaba el agua!!!
    Lola haber si te dejas ver y nos enseñas esas zapatillas tan discretas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no me atreví, entre otras cosas porque hacía un día fresco, otra vez será...ya sabía yo que muchos aquí tienen alma de cabra, jajajaja.
      Ya quisiera yo poder ir a correr, pero he estado lesionada, con tendinitis, y aunque no le hacía caso, el día que acabé coja, me lo tomé más en serio, pero ya estoy mucho mejor, lo que pasa es que ahora tendré que coger un poco de forma, aunque salgo muchisimo a andar, que me encuentro siempre a los compis por el valle.
      Volveré, Yayo¡¡¡¡ no lo dudes, y os echo de menos, la verdad.

      Eliminar