sábado, 18 de enero de 2014

AQUEL RITMILLO - La elegancia de un mito es inimitable

By Antonio Medina

Desde hace unas semanas escucho por la radio un anuncio promocional de un coche: entrelazan a gente anónima mal-cantando "My Way" de Frank Sinatra. Un aficionado tras otro van destruyendo la canción, para al final incluir la poderosa voz de LA VOZ poniendo las cosas en su sitio. Espectacular,  ¿de dónde le salía la voz a este hombre? El anuncio remata con un incontestable "La elegancia de un mito es inimitable".



Estando a vueltas el otro día escarbando en las listas de lo mejor de la música de 2013, me encontré con que en octubre de 2013 había publicado un nuevo disco el mito ¡Paul McCartney! Los Beatles eran superiores, inalcanzables... la conjunción de dos talentos inmensos como McCartney y Lennon jamás se ha vuelto a dar en la historia de la música pop. Y como unos son del Barca y otros del Madrid, yo soy de Lennon, y Paul McCartney nunca me emocionó. Inclusive ya su aspecto me daba cierta grimilla, esa maldita cirugía que le ha puesto la cara cada vez mas parecida a Monchito me parecía cómica. Pero, caramba, esto que me encontré me pareció muy muy bueno ¿no? Ah y atentos al desfile de actores Hollywood en el video grabado en los míticos estudios de Abbey Road, donde los Beatles hacían sus grabaciones:



Y como estamos hablando de mitos, os meto con calzador uno que siempre sorprende y no suele defraudar: David Bowie, otro elegante mito que volvió en 2013 cuando las viperinas lenguas le daban como un enfermo terminal postrado en su lecho víctima de sus excesos vitales. "Where are we now", pura nostalgia de tiempos pasados.

2 comentarios:

  1. Una voz que sigue cautivando, un músico que sigue componiendo y un provocador que sigue desafiando. MITOLOGÍA VIVA.

    ResponderEliminar